arbol de noticias logo

Árbol de Noticias

La información al alcance de todos

 

FEC

La Fundación Española del Corazón (FEC) destaca según recientes estudios publicados durante este último año en “New England Journal of Medicine” y “Circulation Heart Failure”.
A diferencia de lo que la población y algunos colectivos profesionales tradicionalmente siempre han considerado, diversos investigadores han comprobado que las personas que toman café a diario poseen una mayor longevidad, reduciendo así sus posibilidades de morir por enfermedad cardiovascular, respiratoria, ictus, diabetes, infecciones o lesiones.

Por tanto, el consumo del café no debería prohibirse al paciente, siempre y cuando éste no vaya acompañado de un cigarrillo, pues se ha demostrado que los adultos que más fuman son los consumidores de café y, por ello, registraban en un inicio mayor riesgo de muerte

Los expertos atribuyen mayoritariamente los beneficios del café al poder antioxidante de los polifenoles, que protegen al organismo del proceso de arterioesclerosis, retardando la oxidación celular y el desgaste muscular

Y es que el café ocupa el sexto lugar en la lista de los 50 alimentos que contienen más antioxidantes, después de las moras, las nueces, las fresas, las alcachofas y los arándanos, según indica un estudio publicado en The Americal Journal of Clinical Nutrition

Mediante los resultados de estos estudios, la Fundación Española del Corazón (FEC) pretende desmitificar algunas creencias populares asociadas al efecto negativo del consumo de café (4,5 kg por español al año)


Madrid, 29 de noviembre de 2012-. La Fundación Española del Corazón (FEC) destaca que, según recientes datos publicados por varias investigaciones epidemiológicas, el consumo diario de hasta cuatro o cinco tazas de café se asocia directamente a una mayor longevidad y a una mayor supervivencia de la población general, ya que se ha comprobado que disminuye el riesgo de padecer la mayor parte  de enfermedades.

Popularmente, se ha considerado el consumo del café como algo perjudicial para nuestra salud, ya que podía producir un aumento del riesgo cardiaco debido al efecto estimulante de la cafeína, uno de los más de 1.000 elementos bioactivos que contiene el café. Como indica el Dr. Enrique Galve, presidente de la sección de Riesgo Vascular y Rehabilitación Cardiaca de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), “la cafeína aumenta la frecuencia cardiaca y, en ocasiones, puede elevar la presión arterial. Aún así, no existe motivo alguno para que un hipertenso bien controlado no pueda tomar café. Cualquier sujeto que sea hipertenso o padezca alguna enfermedad cardiaca puede tomar, en principio, hasta 4 o 5 tazas de café, puesto que no se ha podido evidenciar nunca su carácter nocivo en relación a la patología cardiovascular”.

Son varios los estudios epidemiológicos que asocian el consumo del café a una mayor longevidad y protección frente a la mayor parte de enfermedades cardiovasculares, respiratorias e infecciosas.

Uno de ellos es el trabajo realizado por el National Institute of Health (NIH) de Estados Unidos, publicado el pasado mes de mayo en la prestigiosa revista New England Journal of Medine. La investigación, que analizó a más de 400.000 personas de 50 a 71 años durante un período de 14 años, puso de manifiesto que aquellas personas que consumían café a diario reducían su riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular, respiratoria, ictus, diabetes, infecciones y lesiones. El análisis observó que el café tenía propiedades protectoras en la mayor parte de enfermedades menos en los tumores, y reveló que las personas que bebían de cuatro a cinco tazas de café al día reducían en un 14% su riesgo de muerte.

Ante estos datos, el Dr. Enrique Galve destaca que, “lo que se ha podido comprobar es la asociación entre el consumo del café y una mayor longevidad, pero esto no significa que exista una relación de causa y efecto, ya que también podría deberse a que las personas que se encuentran más sanas consumen más café y a la inversa”, y añade que, “el consumo del café no debe ser prohibido para el paciente, siempre y cuando éste no vaya acompañado de un cigarrillo, ya que el mismo estudio también reveló que los adultos que más fumaban eran justamente los consumidores de café y,  que ésta fue la causa por la que en un inicio se les atribuyó un mayor riesgo de muerte”.

En la misma línea, otro estudio publicado más recientemente en la revista de la American Heart Association (AHA), Circulation Heart Failure, también demuestra el efecto cardioprotector del café ya que lo asocia a una disminución del riesgo a desarrollar insuficiencia cardiaca. Este meta-análisis de cinco estudios prospectivos, llevado a cabo por la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Harvard, desvela que, una vez sobrepasado el consumo de cuatro tazas de café, disminuyen sus propiedades beneficiosas experimentando, de nuevo, un aumento del riesgo cardiovascular.

En referencia a la causa de este beneficio el Dr. Galve señala que “aunque se ha demostrado la reducción del riesgo, hacen falta más estudios para desvelar cuál es la causa que podría estar relacionada con esta mayor longevidad. Ésta podría deberse a los antioxidantes, que no sólo encontramos en el café sino que también están presentes en muchos otros alimentos, como las verduras o productos frescos como la fruta y también el chocolate”.
El café ocupa el sexto lugar en la lista de los 50 alimentos que contienen más antioxidantes, después de las moras, las nueces, las fresas, las alcachofas y los arándanos, según indica un estudio publicado en The Americal Journal of Clinical Nutrition. Su aporte de polifenoles, antioxidantes naturales, protege al organismo contra la oxidación celular y los posibles daños provocados por los radicales libres.
“Los alimentos ricos en antioxidantes tienen la propiedad de disminuir los efectos perjudiciales de los radicales libres en las células, con lo que retrasan su envejecimiento, lo que finalmente se asocia a una mejor salud cardiovascular, entre otras acciones” explica el Dr. Enrique Galve.

Ante estos datos, la FEC quiere dar a conocer las bondades del café con el objetivo de concienciar a la población de que su consumo no afecta negativamente a la salud cardiovascular, sino al contrario.


Datos sobre el consumo del café en España

La segunda bebida más consumida en el mundo después del agua es el café. Cada año se consumen más de 400 billones de tazas al año y, contrariamente a lo que mucha gente puede pensar, los que más café consumen en el mundo son los finlandeses (12 kg. por persona al año), seguidos de los noruegos (casi 10 kg.), los suecos (8,4 kg.) y los holandeses (8,2 kg.). En España, el consumo es de 4,5 kilogramos de café por persona cada año y es el 19º país que más café consume en todo el mundo, según indica la International Coffee Organization (ICO).

El café ha sido siempre un elemento socializador habitual en los desayunos y sobremesas de los hogares españoles. Según el último informe estadístico sobre los Hábitos de Consumo de Café en España, publicado por la Federación Española del Café (FEC), el 63% de la población adulta mayor de 15 años suele tomar café de forma diaria y los consumidores habituales beben 3,6 cafés diarios entre semana y 2,6 tazas al día durante el fin de semana.

Acerca de la SEC y de la FEC
La Sociedad Española de Cardiología (SEC) y la Fundación Española del Corazón (FEC) constituyen una organización cuyo impulso vital es velar por la salud cardiovascular de la población a través de la excelencia clínica e investigadora, así como educativa y divulgativa. Ambas entidades se han convertido en el referente en castellano de la lucha contra la enfermedad cardiovascular, primera causa de muerte en nuestro país.

La SEC cuenta con más de 4.000 socios, entre cardiólogos y profesionales relacionados con las enfermedades cardiovasculares, españoles procedentes del ámbito europeo, latinoamericano e internacional.

La FEC cuenta con más de 4.000 miembros, entre los que se incluyen los cardiólogos de la SEC, profesionales de enfermería en cardiología, asociaciones de pacientes, entidades privadas y socios particulares.

Para más información: www.secardiologia.es