arbol de noticias logo

Árbol de Noticias

La información al alcance de todos

 


Uno de cada 10.000 mayores de 50 años puede estar sufriendo trastornos enel metabolismo del calcio y no estar diagnosticado
Madrid,noviembre de 2005. La administración de una molécula vinculada a la hormona paratoidea, la PTHrP (proteína relacionada con la hormona paratoidea), permite aumentar un 4,7 % la cantidad de hueso en mujeres con osteoporosis postmenopáusica en tan sólo tres meses, cuando la mayoría de los fármacos actuales sólo se consigue en 2 años, según un estudio que será
publicado en la revista Osteoporosis International (y que ya ha sido publicado en su versión electrónica). La investigación ha sido dirigida por el doctor Andrew Stewart, jefe de Endocrinología y Metabolismo de la Universidad de Pittsbourgh (Estados Unidos), que fue quien primero identificó esta proteína, que será quien explique sus resultados en el congreso de la Sociedad Española de Investigaciones Óseas y Metabolismo Mineral (SEIOMM), que se celebra en Madrid.
El trabajo recoge investigaciones previas del mismo equipo con esta proteína en mujeres con osteoporosis postmenopáusica y pone de relieve la seguridad de la misma en personas jóvenes, ya que no sufrieron hipercalcemia ni otros efectos adversos. "Concluimos que la administración subcutánea de PTHrP es segura cuando se administra en dosis únicas de 2.0 mg. Estos hallazgos
indican que la ventana terapéutica para PTHrP en humanos es amplia", señala.

El tiempo en que se obtienen los resultados de esta sustancia puede mejorar la expectativa entre sufrir una fractura o no, explica el doctor Stewart. "Una persona mayor tiene la mitad de masa ósea que cuando tenía 30 años. Es con esa masa ósea debilitada cuando aparecen las fracturas", agrega.

En la osteoporosis la  acción de las células creadora de hueso (osteoblastos) es menor la acción destructora (osteoclastos). La proteína PTHrP "estimula los osteoblastos", según este especialista, quien considera que "en 3 ó 4 años pueda estar este fármaco en el mercado".

Trastornos del metabolismo del calcio

En este congreso de la SEIOMM también se comentan las últimas investigaciones sobre los trastornos del metabolismo del calcio. Uno de cada 10.000 españoles mayores de 50 años puede estar sufriendo trastornos en el metabolismo del calcio y no estar diagnosticado. Así, el doctor Manuel Muñoz, del Hospital Universitario San Cecilio de Granada y miembro del comité científico del congreso, apunta "que la investigación y desarrollo de fármacos que controlen estos trastornos son la alternativa futura para poder evitar la solución actual: la cirugía".

"Actualmente -afirma el doctor Muñoz- se está investigando en el desarrollo de fármacos que controlen los trastornos del metabolismo del calcio y la hormona paratiroidea (PTH), responsabale la regulación de las concentraciones de calcio en sangre. Estos fármacos de nueva generación. tienen dos indicaciones principales, una de ellas en pacientes con insuficiencia renal e hiperparatiroidismo secundario  y otra en pacientes con hiperparatiroidismo primario".

Los principales síntomas aparecen en el sistema óseo, "es decir, los pacientes con trastornos en el metabolismo del calcio tienen más tendencia a sufrir osteoporosis y cólicos renales. Con un análisis de sangre de rutina se pueden detectar anomalías  en los niveles de calcio" comenta el doctor Muñoz. "En estos momentos la solución a esta patología pasa por el quirófano, es por esta razón que el desarrollo de los medicamentos que controlen estos trastornos son fundamentales para evitar la cirugía y conseguir un tratamiento mucho menos invasivo", añade. Además, esta alternativa terapéutica es "especialmente útil en los raros caso de carcinoma paratiroideo cuyo manejo en la actualidad es muy complicado".

El metabolismo del calcio está regulado por varios factores, de los que son fundamentales la PTH y la vitamina D. La PTH se sintetiza en las glándulas paratiroides, que son cuatro pequeñas glándulas situadas en los ángulos del tiroides. La PTH actúa sobre dos dianas, el hueso y el riñón. En los riñones inhibe la reabsorción de fósforo, incrementa la reabsorción de calcio y favorece la formación de vitamina D que a su vez aumenta la absorción de calcio a nivel intestinal. En el hueso  produce una movilización de calcio y fósforo que provoca desmineralización.