arbol de noticias logo

Árbol de Noticias

La información al alcance de todos

 

Gallina Blanca

...nuestros genes
Gallina Blanca Star, siguiendo su apuesta por la salud a través de la alimentación diaria, participa conjuntamente con tres equipos de investigación del CIBEROBN en un proyecto científico.
El proyecto utiliza la salsa de tomate Gallina Blanca para estudiar cuál es la dosis exacta capaz de disminuir la presión arterial y prevenir enfermedades cardiovasculares.
El tomate es la hortaliza más consumida en España con casi 17 kg/año por persona.

Barcelona,30 de mayo de 2013.- Varios estudios científicos han demostrado que el consumo elevado de frutas y hortalizas reduce la presión arterial gracias su alto contenido en polifenoles. En concreto, el consumo regular de tomate se ha asociado a un menor riesgo de cáncer, y a una menor incidencia de enfermedades cardiovasculares, debido a su contenido en compuestos con propiedades antioxidantes y antiinflamatorias.

Ahora, un proyecto científico en el que participa Gallina Blanca Star junto con tres equipos del Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBEROBN), investiga el efecto preventivo del consumo regular de tomate sobre las enfermedades cardiovasculares. Para este estudio se está utilizando la salsa de tomate elaborada por Gallina Blanca. Los equipos participantes en la investigación son el grupo de Antioxidantes de la Universidad de Barcelona, el grupo Epigem-Nutrigenio de la Facultad de Medicina de la Universidad de Valencia, y el grupo de investigación del Servicio de Medicina Interna del Hospital Clínic de Barcelona.

Como explica la investigadora principal del proyecto, la Dra. Rosa M. Lamuela de la UB, “estudiamos el efecto de diferentes dosis de tomate para saber cuál es la dosis exacta de salsa de tomate capaz de disminuir la presión arterial y prevenir enfermedades cardiovasculares”.

En concreto, los estudios se centran en la prevención de enfermedades cardiovasculares pero otros investigadores ya han observado el efecto del licopeno (antioxidante que da el color al tomate) en la prevención del cáncer de próstata.

Identificar los genes sobre los que actúa el tomate
En el marco de este proyecto, el equipo de la Universidad de Valencia, dirigido por la Dra. Dolores Corella, va un paso más allá y está llevando a cabo una investigación pionera mediante técnicas de genómica y transcriptómica con el objetivo de identificar los genes sobre los que actúa el consumo de tomate, y cómo pueden ejercer un efecto beneficioso en la prevención de patologías cardiovasculares, especialmente en aquellas personas genéticamente más susceptibles de riesgo de enfermedad cardiovascular.

Así pues, los estudios de nutrigenómica permitirán evaluar cómo el consumo de tomate, tanto de forma puntual como prolongada en el tiempo, es capaz de producir cambios en la funcionalidad de nuestros genes incrementando su función protectora frente a enfermedades cardiovasculares.

El objetivo de este estudio es poder formular recomendaciones dietéticas más personalizadas y optimizadas para una mejor prevención cardiovascular. Como explica la Dra. Corella “esperamos obtener nuevo conocimiento hasta ahora desconocido sobre cuáles son los genes que varían su expresión tras el consumo de tomate, e identificar las principales variantes genéticas que nos permitirán clasificar a las personas en más o menos influenciables por el consumo del tomate”.

El efecto del tomate en la prevención de enfermedades cardiovasculares

Las patologías cardiovasculares son la primera causa de muerte por enfermedades crónicas no transmisibles. Aunque el efecto preventivo del consumo regular de tomate sobre las enfermedades cardiovasculares es, hasta la fecha, circunstancial, cada día se dispone de más evidencias de los efectos positivos de su consumo, aunque es cierto que los resultados de los estudios revelan una gran diversidad  en la respuesta individual.

Actualmente, el tomate es la hortaliza más consumida en España (16,7 kg/año por persona), su consumo ha crecido rápidamente en los últimos años (2,8% anual), y a él se le atribuyen funciones protectoras de nuestro organismo, y en concreto en la prevención de patologías cardiovasculares.

Gallina Blanca apuesta por la investigación de alimentos que, como el tomate, son muy consumidos, y cuya frecuente utilización puede ser beneficiosa para la salud. Además, desde el 2006 la compañía ha impulsado la mejora de los perfiles nutricionales de sus productos alimentarios para contribuir a la prevención de los principales factores de riesgo de sufrir enfermedades crónicas.

“Teniendo en cuenta que nuestros productos son alimentos de consumo diario incluidos en el patrón de la dieta mediterránea y que llegan a un 70% de los hogares españoles, esperamos que el resultado de este proyecto tenga una repercusión muy positiva en la salud de la sociedad”, afirma la responsable de Nutrición y Salud de Gallina Blanca Star, Alicia González.


Gallina Blanca: 75 años innovando y revolucionando las cocinas españolas

Desde el lanzamiento de los primeros cubitos de caldo en 1937, Gallina Blanca forma parte de las cocinas españolas facilitando la vida diaria de millones de consumidores de este país. La innovación, la calidad y el compromiso con la salud de sus consumidores son las señas de identidad de sus productos. Por ello, Gallina Blanca es hoy es una de las marcas referentes en la alimentación española.

La compañía forma parte del grupo internacional del sector de la alimentación Gallina Blanca Star con una facturación de 637 millones € en 2012. Hoy el Grupo tiene presencia en España, Italia, Holanda, Rusia y África a través de marcas como Gallina Blanca, Star, Jumbo o Grand’Italia.