arbol de noticias logo

Árbol de Noticias

La información al alcance de todos

 

MD Anderson Cancer Center Madrid

Con motivo del Día Mundial de la Salud, que se celebra este lunes 7 de abril, MD Anderson Cancer Center Madrid quiere concienciar sobre la importancia de mantener hábitos de vida saludables para detener el aumento progresivo de la aparición de tumores en la población.
Los expertos insisten en que el 40% de los casos de cáncer podrían evitarse.
Mantener un estilo de vida saludable, con buena alimentación y ejercicio físico frecuente, además de hacerse revisiones con regularidad son las claves para mantener alejada la posibilidad de desarrollar un tumor.

En España, uno de cada tres hombres y una de cada cuatro mujeres serán diagnosticados de cáncer a lo largo de su vida. A pesar de este dato, los especialistas insisten en que aproximadamente el 40% de los casos de cáncer pueden prevenirse. A través de rutinas sanas y visitas regulares al médico se reduce considerablemente el riesgo de padecer un tumor.

Diversos estudios epidemiológicos y genéticos han demostrado que la prevención es el primer paso para mantener esta enfermedad a raya. Por eso, los especialistas recomiendan la adopción de un estilo de vida sano que empieza por una buena alimentación. Una dieta equilibrada y rica en fruta, verdura, fibra y proteínas aporta todas las vitaminas, minerales y antioxidantes necesarios para mantener los niveles óptimos de nutrición del organismo. Por otro lado, los alimentos grasos y procesados, o el alcohol, pueden causar desajustes en nuestro sistema y, consumidos en exceso, propiciar la aparición de enfermedades oncológicas.

Otra recomendación es la práctica habitual de ejercicio. Además de ayudar a mantener el peso adecuado y prevenir la obesidad, desde el punto de vista científico “el deporte refuerza el sistema inmunológico, fortalece el corazón y mejora el riego sanguíneo”, explica el Dr. Raúl Márquez, oncólogo médico de MD Anderson Cancer Center Madrid. 
Por último, los expertos coinciden en que la medida preventiva fundamental es hacerse revisiones médicas con regularidad. Es fundamental acudir al médico al menos una vez al año y realizarse análisis, aunque no se presenten síntomas, con el fin de detectar cualquier anomalía de forma temprana.