arbol de noticias logo

Árbol de Noticias

La información al alcance de todos

 

SEC

Son diversos estudios los que demuestran que una vida sexual activa ayuda a mantenernos en forma, a reducir el estrés, a controlar el peso y a prevenir enfermedades.
El sexo también es beneficioso para el corazón. Se ha demostrado que los pacientes que practican sexo periódicamente tienen la mitad de probabilidades de padecer un infarto.

Con motivo de la conmemoración, hoy, del Día Internacional del Orgasmo Femenino, la Fundación Española del Corazón (FEC) quiere destacar la importancia del orgasmo en la práctica sexual como protector de enfermedades cardiovasculares tanto en el hombre como en la mujer.

Así, cuando se experimenta un orgasmo la tensión arterial baja y el cuerpo libera diversas hormonas (adrenalina, endorfinas y oxitocina en el caso de la mujer), que funcionan como vasodilatadores y permiten una mejor circulación sanguínea evitando, así, la formación de coágulos

Por el contrario, la falta de orgasmos se ha relacionado con un mayor riesgo de infartos. Así lo demostró un trabajo elaborado en Inglaterra que estudió a 100 mujeres infartadas y descubrió que el 65% de ellas era incapaz de sentir placer frente a solo el 25% del grupo de control que no tenía problemas cardiovasculares

La FEC quiere recordar la importancia de mantener hábitos de vida saludables (mantener una dieta equilibrada, realizar actividad física de forma regular, no fumar y no abusar del alcohol) para prevenir problemas cardiacos, entre estos buenos hábitos de vida se encuentra, también, la práctica de sexo

Para aquellos pacientes que hayan tenido una enfermedad cardiovascular es importante destacar que pueden mantener una vida sexual normal, siempre que estén estables y mantengan la medicación prescrita y los controles periódicos. La FEC anima a todos los pacientes cardiacos a resolver sus dudas sobre sexo con su cardiólogo

Madrid, 8 de agosto de 2013.- Hoy 8 de agosto se celebra el Día Internacional del Orgasmo Femenino, por ello la Fundación Española del Corazón (FEC) recuerda que una vida sexual satisfactoria es beneficiosa para la salud y ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares.

La práctica de sexo es beneficiosa para nuestra salud ya que es un ejercicio aeróbico que favorece la quema de calorías; además, reduce el estrés y favorece la salud emocional. Existen diversos estudios que indican que la actividad sexual está relacionada con la prevención de enfermedades, así, durante el sexo se elevan los niveles de inmunoglobulina lo que protege de infecciones y favorece una mayor resistencia a las enfermedades.

“Además de todos estos beneficios para la salud en general, también se ha comprobado que la práctica sexual de forma periódica ayuda a reducir las probabilidades de padecer un infarto”, explica el Dr. Ignacio Fernández-Lozano, vicesecretario de la Sociedad Española de Cardiología (SEC) y miembro de la FEC. Así, lo demostró un estudio publicado en The American Journal of Cardiology y en el que se comprobó que los hombres que mantenían relaciones dos veces por semana tenían hasta un 50% menos de probabilidades de sufrir un infarto frente a aquellos que lo hacían una vez al mes.

Son también muchas publicaciones científicas las que destacan el papel del orgasmo en las relaciones sexuales. Durante el orgasmo se liberan diversas hormonas como la adrenalina, las endorfinas o la oxitocina, en el caso de las mujeres, que actúan en nuestro organismo como vasodilatadoras permitiendo una mejor circulación de la sangre y evitando así la formación de coágulos. “La mejora de la circulación junto a la sensación de felicidad provocada por la secreción de estas hormonas ayuda a mantener una mejor salud cardiovascular”, apunta el Dr. Fernández-Lozano.

Por el contrario, se ha relacionado a la falta de orgasmos con un mayor riesgo cardiovascular. Así lo demostró un trabajo elaborado en Inglaterra que estudió a 100 mujeres infartadas y descubrió que el 65% de ellas era incapaz de sentir placer en comparación al 25% de las que tenían esta condición en el grupo de control que no tenía problemas cardiovasculares.

La Fundación Española del Corazón recomienda a los pacientes cardiacos resolver sus dudas sobre sexo con su cardiólogo

Las enfermedades cardiovasculares pueden prevenirse siguiendo unos hábitos de vida saludables: manteniendo una dieta equilibrada rica en frutas y verduras y baja en grasas saturadas, evitando el consumo excesivo de alcohol, abandonando el tabaquismo y realizando actividad física de forma regular. El mantenimiento de una vida sexual satisfactoria también se encuentra entre estos hábitos de vida saludables.

“Para aquellas personas que hayan tenido algún episodio cardiovascular es importante recordar que pueden mantener una vida sexual normal siempre que su médico no les haya recomendado lo contrario, sigan unos controles periódicos y mantengan la medicación adecuada”, recomienda el doctor. “Además, es esencial que todos aquellos pacientes que tengan dudas sobre la actividad sexual que deben mantener, hablen con sus cardiólogos”.

Acerca de la SEC y de la FEC
La Sociedad Española de Cardiología (SEC) y la Fundación Española del Corazón (FEC) constituyen una organización cuyo impulso vital es velar por la salud cardiovascular de la población a través de la excelencia clínica e investigadora, así como educativa y divulgativa. Ambas entidades se han convertido en el referente en castellano de la lucha contra la enfermedad cardiovascular, primera causa de muerte en nuestro país.

La SEC cuenta con más de 4.000 socios, entre cardiólogos y profesionales relacionados con las enfermedades cardiovasculares, españoles procedentes del ámbito europeo, latinoamericano e internacional.

La FEC cuenta con más de 4.000 miembros, entre los que se incluyen los cardiólogos de la SEC, profesionales de enfermería en cardiología, asociaciones de pacientes, entidades privadas y socios particulares.

Para más información: www.secardiologia.es