arbol de noticias logo

Árbol de Noticias

La información al alcance de todos

 

MD Anderson Cancer Center Madrid

La flexibilidad y el autocuidado, claves para la reincorporación al trabajo tras un cáncer.
Confiar y priorizar en uno mismo, cuidarse y darse tiempo a readaptarse a los horarios y a las rutinas, son fundamentales para volver a la vida laboral después de un proceso oncológico.

Cada año se diagnostican en España más de 220.000 nuevos casos de cáncer, de los que aproximadamente un 40% se dan en personas menores de 65 años, es decir, en adultos en pleno periodo de actividad laboral.

En los últimos años, los avances en diagnóstico precoz y en la atención al paciente han conseguido duplicar la tasa de superación al cáncer. Sin embargo, tras el proceso oncológico muchos supervivientes encuentran importantes barreras una vez que deciden volver a su actividad profesional. Con motivo del Día Mundial del Cáncer, que se celebra cada 4 de febrero, MD Anderson Cancer Center Madrid organiza este jueves, 5 de febrero, el taller ‘Reinserción laboral: miedos y preocupaciones’, con el objetivo de promover una reincorporación sana y positiva para los pacientes.

“Es fundamental que el paciente intente tener una actitud adecuada y valore la reincorporación como un paso más hacia su recuperación, teniendo en cuenta la tolerancia y flexibilidad consigo mismo, así como no dejar que el miedo o la ansiedad anticipatoria se apodere de la situación. Por su parte, desde el entorno laboral también es importante que se fomente la empatía y se ayude a la normalización, posibilitando una incorporación progresiva y paulatina al trabajo”, explica Marta de la Fuente, psicooncóloga de MD Anderson Cancer Center Madrid.

Y es que la reincorporación laboral de las personas con cáncer supone, además de una normalización del día a día, una reafirmación de su aportación como miembro activo de la sociedad. Investigaciones recientes reconocen que la flexibilidad horaria por parte de la empresa, la edad del paciente, la ausencia de secuelas y un buen seguimiento médico son las claves principales que facilitan la vuelta al trabajo.