arbol de noticias logo

Árbol de Noticias

La información al alcance de todos

 

SEC

La obesidad abdominal se sitúa como el tipo de obesidad más influyente en la salud cardiovascular, por encima del índice de masa corporal (IMC) o el perímetro de la cintura (PC). Favorece la enfermedad cardiovascular independientemente de la presencia de otros factores de riesgo como hipertensión, colesterol elevado o diabetes

Así, la grasa abdominal perjudica a la salud cardiovascular de diversas formas: favorece el proceso inflamatorio o aumenta la presencia de arritmias, entre otras. Todo ello aumenta el riesgo de padecer muerte súbita

Estas conclusiones se desprenden de un estudio publicado recientemente en la prestigiosa revista Heart. Los autores han realizado un seguimiento de 12 años a 15.000 sujetos para averiguar la relación entre obesidad y muerte súbita y por primera vez han utilizado los tres indicadores de obesidad, siendo el cálculo de la grasa abdominal el más recomendado para valorar el nivel de obesidad del individuo

La obesidad abdominal se calcula mediante el índice cintura cadera que resulta de dividir el perímetro de la cintura por el perímetro de su cadera. Esta cifra se considera elevada cuando es superior a 0,8 en el caso de las mujeres y a 0,95 en el de los hombres

Ante estos resultados, la Sociedad Española de Cardiología (SEC) recuerda que debe considerarse la obesidad como una epidemia, no solo por el continuo aumento de su incidencia, sino también porque se le atribuyen cada año en nuestro país más de 28.000 muertes

Madrid, 5 de febrero de 2015.- La Sociedad Española de Cardiología (SEC) quiere incidir en el importante papel que tiene la obesidad abdominal en la enfermedad cardiovascular, ya que un reciente estudio acaba de demostrar que las personas que la padecen tienen el doble de riesgo de sufrir un episodio de muerte súbita.

Así, el trabajo Obesity related risk of sudden cardiac death in the atherosclerosis risk in communities study publicado en Heart, muestra que las personas con obesidad abdominal son más propensas a sufrir una parada cardiaca inesperada. Este tipo de obesidad viene marcado por el índice cintura/cadera (ICC), que resulta de dividir el perímetro de la cintura de una persona por el perímetro de su cadera. Se considera obesidad abdominal cuando este valor es superior a 0,8 en mujeres y a 0,95 en hombres.

De los 14.941 participantes que incluyó el estudio y que fueron sometidos a diversos chequeos médicos durante 12 años de seguimiento, se produjeron 253 episodios de muerte súbita, el 80% de los cuales se dieron entre aquellos que tenían un ICC elevado.

“La obesidad abdominal es un índice de grasa visceral, y esta grasa está asociada a mayores alteraciones metabólicas en forma de intolerancia a la glucosa, disminución de la sensibilidad a la insulina, alteración del perfil lipídico así como una mayor influencia en los procesos inflamatorios que la grasa acumulada el otras áreas, lo que lleva a un aumento del riesgo cardiovascular”, explica el Dr. Ángel Moya, presidente de la Sección de Electrofisiología y Arritmias de la SEC. “Además, La obesidad conlleva una mayor sobrecarga hemodinámica, que puede llevar a hipertrofia de ventrículo izquierdo y además se asocia a alteraciones eléctricas como mayor número de extrasístoles, alargamiento del QT, y disminución de la variabilidad de la frecuencia cardiaca, factores todos ellos que pueden aumentar el riesgo de arritmias”.


El estudio también concluye que la obesidad abdominal tiene mayor influencia en la enfermedad cardiovascular, y en otras muchas enfermedades, que la obesidad general, por lo que recomiendan el cálculo del ICC frente al índice de masa corporal (IMC) y al perímetro de la cintura. “En concreto, el estudio muestra que con un índice de masa corporal elevado, el sujeto aumenta en un 34% el riesgo de muerte súbita, frente al 49% del perímetro de la cintura o al 100% del índice cintura/cadera. Queda claro entonces que la presencia de grasa en la zona central del cuerpo es mucho más relevante que en otras partes del organismo, por lo que es recomendable utilizar este índice en el cálculo del riesgo de nuestros pacientes”, explica el Dr. Moya. 

La obesidad es un gran problema mundial de salud pública. A nivel global existe un billón de obesos. En nuestro país uno de cada seis adultos padece obesidad, y esta enfermedad provoca por sí sola 28.000 muertes anuales, según un informe de la OCDE. “Se trata de un hecho preocupante, ya que cada año el número de obesos sigue aumentando, por lo que desde la Sociedad Española de Cardiología queremos incidir en la necesidad de tomar medidas, como mayores campañas de prevención o una estricta regulación de los alimentos, para frenar esta pandemia”, concluye el Dr. Moya.

Sociedad Española de Cardiología (SEC)

La Sociedad Española de Cardiología (SEC)
es una organización científica y profesional sin ánimo de lucro dedicada a incrementar el estado del conocimiento sobre el corazón y el sistema circulatorio, a avanzar en la prevención y el tratamiento de sus enfermedades y a mejorar la supervivencia y la calidad de vida de los pacientes cardíacos.

La SEC tiene entre sus objetivos principales contribuir a la investigación internacional, especialmente europea y latinoamericana, crear vínculos nacionales e internacionales para el desarrollo de acciones, y representar a todos los profesionales interesados en el área de la cardiología.