arbol de noticias logo

Árbol de Noticias

La información al alcance de todos

 

arrugas cerebro david matos xtLIgpytpck unsplash

Vivimos más y nos preocupamos por hacerlo mejor.  Vigilamos el peso, el estado de nuestra piel y tratamos, sobre todo, de mantener a raya las enfermedades cardiovasculares y las degenerativas. La lucha del hombre occidental en este siglo –con la gran excepción que ha supuesto el coronavirus– es por envejecer mejor. La pregunta que nos planteamos es si esa preocupación se extiende al órgano que nos dirige, el cerebro. 
Desde luego, no parece que el paso de los años sobre esta parte misteriosa de nuestro organismo, tenga la misma relevancia social que la pérdida de tono muscular, la aparición de las arrugas de expresión o la falta de colágeno.
Sin embargo, el cerebro es el director de orquesta y su manera de mover la batuta puede incluso influir en si nos vemos o sentimos jóvenes. Y, desde luego, si enferma o envejece prematuramente arrastra consigo al cuerpo más en forma. Se sabe que las enfermedades neurodegenerativas se han convertido en una de los problemas médicos de los países desarrollados. Enfermedades como el Alzheimer o el Parkison preocupan por sus efectos devastadores sobre los pacientes, por su prevalencia y por su falta de tratamiento definitivo.
Un cerebro en forma y en consonancia con el incremento de la esperanza de vida es ahora el objetivo, y, como siempre, la prevención es la clave. Recientes estudiosprofundizan en el efecto de la alimentación sobre el envejecimiento cerebral , que comenzaría en torno a los 40 años. La última noticia al respecto nos llega desde la Amazonia boliviana, donde la tribu de los Tsimane, de vida activa y dieta rica en verduras, pescado, fibra y carne magra, ve reducida su atrofia cerebral (síntoma de envejecimiento) en un 70% con respecto a los individuos occidentales.
Desde Neolife, clínica especializa en gestión médica de la edad, aluden al ensayo clínico PREDIMED, Prevención de la Dieta Mediterránea,  que sugiere que la adherencia a esta dieta disminuye los eventos cardiovasculares incluido el ictus, lo que directa e indirectamente influye en el desarrollo de demencia.
Dieta saludable= cerebros más grandes
Más aún, quienes siguen una pauta de comida saludable, explica desde la Unidad de Nutrición de esta clínica Alejandro Monzó, tienen cerebros de mayor tamaño que quienes se alimentan de forma insana. Esto se traduce en una mayor capacidad de pensamiento y de gestión de las herramientas que nos ofrece el cerebro: cálculo, razonamiento, memoria, deducción, etc..
Así, la mejoría general del patrón metabólico conllevaría un menor deterioro cardiovascular, a la vez que la ingesta de antioxidantes ralentizaría el estrés oxidativo. Es también
relevante el papel   protector de la membrana celular que ejercen los ácidos grasos monoinsaturados.
Estos se encuentran presentes en el aguacate, las nueces, el aceite de oliva y en pescados como  la sardina y el atún. Los altos niveles de omega3 de estos alimentos tienen efectos antitrombóticos, vasodilatadores, 
antiinflamatorios, antiarrítmicos y mejoran el metabolismo lipídico. Dado que se ha descrito una relación directa entre la enfermedad cardiovascular y la aparición de demencia, tanto de tipo Alzheimer como vascular, especifica Monzó, la reducción del riesgo cardiovascular podría disminuir el riesgo de demencia. 
Qué comer para mantener joven el cerebro
 
El experto añade al omega3 otros micronutrientes que no pueden faltar en esta dieta para un cerebro joven y sano:
Vitamina A : contribuye a la plasticidad de las sinapsis en el hipocampo, la parte del cerebro vital en la consolidación de la memoria.  Presente en los huevos y  en la carne magra
Hierro: importante en la regulación del desarrollo cerebral. Lo encontramos en las legumbres.
Zinc : implicado en el desarrollo cognitivo. Podemos obtenerlo a través del consumo de mariscos y almendras.
Vitamina  C: antioxidante por antonomasia. Los cítricos, la remolacha o la espinaca tienen cantidades importantes de esta vitamina.
Vitamina B6 : la piridioxina participa en la síntesis de los reguladores bioquímicos. Se encuentra en el pollo, el plátano, el salmón y la patata.
Son sólo algunos ejemplos con los que Neolife quiere destacar la importancia de la prevención en el deterioro cognitivo. La dieta personalizada, con suplementación según necesidades, edad y estado físico y psicológico, se perfila como compañera imprescindible de una actividad mental en constante y permanente evolución.
Neolife es la clínica pionera en gestión médica de la edad.
Alfonso Monzón pertenece a su Unidad de Nutrición